LA IMPORTANCIA DEL SECADO DE SEMILLAS

Una de las causas principales de pérdidas en la producción de los semilleros es el exceso de humedad luego de la cosecha. De ahí resulta que el siguiente paso será lograr el contenido adecuado de humedad de las semillas para el objetivo deseado.

Normalmente la semilla luego de la cosecha directa contiene cierta humedad superior al 30%, lo cual afecta su buena conservación, y bastan pocas horas que se encuentre embolsado o a granel para que el poder germinativo y el vigor se vean seriamente afectados por ello. En general la semilla es trasladada en camiones desde el campo y muchas veces es imprescindible iniciar el secado sin pérdida de tiempo. El tiempo total de secado depende del porcentaje de humedad inicial de la semilla, de la velocidad de secado y del porcentaje de humedad final buscado.

El proceso de secado comprende dos etapas. La primera es la transferencia de la humedad desde la superficie de las semillas hacia el aire y la segunda etapa es el traslado de la humedad del interior de las semillas hacia la superficie de las mismas.

En la segunda etapa las pérdidas muy rápidas de humedad pueden provocar un secado excesivo de los tegumentos, los cuales se vuelven total o parcialmente impermeables y dificultan en forma notable el proceso de secado; en cambio las pérdidas muy lentas favorecen el desarrollo de microorganismos patógenos –que promueven la temperatura– y por ende la pérdida del poder germinativo. Por consiguiente el secado de las semillas a velocidades adecuadas disminuye la posibilidad de resolver ambos temas.

 

Métodos de secado

Los métodos que se emplean para realizar el secado de granos son diversos y se pueden clasificar en dos grandes grupos:

A.- Secado natural

  • En el campo
  • En asoleaderos o semilleros

B.- Secado artificial

  • A bajas temperaturas: con aire natural con aire ligeramente calentado
  • Con altas temperaturas: en lecho fijo, en flujos cruzados, en flujos concurrentes, en flujos contracorriente, en cascada o flujos mixtos.
  • En combinación: alta temperatura/baja temperatura
  • Secado aireación

El método de secado natural se lo considera alternativo, es uno de los sistemas más comunes y de más bajo costo, no exige de técnicas refinadas, ni de instalaciones especiales; resulta válido para aquellas situaciones en que la producción de semillas del establecimiento no alcanza volúmenes elevados. Sin embargo es evidente que resulta un proceso lento, en el cual la semilla se encuentra demasiado expuesta a cambios climáticos impredecibles de humedad y temperatura.

El secado artificial consiste en colocar las semillas en secaderos y someterlas a una corriente de aire forzada y controlada, con las siguientes variantes:

—Aire Natural. La extracción de la humedad de la semilla se realiza haciendo circular aire forzado a temperatura natural, por medio de ventiladores, siendo que el tiempo de secado tiene un límite pues existe peligro de desarrollo de microorganismos indeseables. Lo positivo de éste secado es la facilidad de manejo y control sin excesivo esfuerzo, siendo lo negativo la lentitud del secado, la dependencia de ciertos factores climáticos y el peligro de la formación de hongos.

—Aire caliente. La semilla es expuesta a corrientes de aire caliente controlando de manera eficiente diferentes intensidades de flujo del aire y de temperaturas (ventiladores y calefactores). La utilización requiere de atención constante, puesto que en una inadvertencia es posible perder una partida de semillas. Dentro de esta clasificación se puede disponer de:

a) secadores por carga, donde las semillas a granel son colocadas en un depósito o cámara y expuestas a la acción de aire caliente forzado. Cuando las semillas alcanzan el porcentaje de humedad deseado, son retiradas para continuar con el proceso.

0 b) secadores de movimiento continuo, las semillas se mueven continuamente en dirección vertical, horizontal o inclinada, pero en sentido contrario al del aire caliente. Es decir que las semillas más secas se enfrentan al aire más caliente y más seco, mientras que las más húmedas al aire más tibio y más cargado de humedad. Normalmente la semilla hace varias veces el mismo recorrido, y en cada pasaje por el secador puede disminuir un 5% el tenor de humedad.

Este método de secado con aire caliente es más rápido, no depende del clima, y maneja altos volúmenes de producción, pero el costo inicial es más elevado y requiere de constante supervisión.

Secadores rotativos de paleta. Este tipo de equipos se utilizan para la desecación de las semillas de solanáceas (tomate, pimiento, berenjena, pimientos, bayas) y de cucurbitaceas (Calabaza, calabacín, pepino, melón y sandía), que han sido extraídas de sus frutos por un proceso en húmedo.

El principio se basa en que la semilla húmeda se coloca sobre una superficie perforada y se seca por medio de una corriente de aire caliente ascendente, que desde debajo atraviesa las perforaciones y la capa de semillas. Al pasar el aire caliente a través de la masa de semillas, la humedad es arrastrada hacia la atmósfera exterior. Durante el proceso una paleta rotativa agita las semillas.

La ventaja de estos secadores de paletas rotativas es que deshidratan las semillas después de su extracción de los frutos húmedos, y pueden ser utilizados por lotes de semillas relativamente pequeños, siendo el control de la temperatura mejor que en otros secaderos. La temperatura del aire debe ser controlada entre 37 y 40 ° C al comienzo de la operación, pero cuando la humedad comienza descender la temperatura debe reducirse a 32/35°C.

Eficiencia térmica del secado

El consumo de energía de un secador no se debe medir solo en costo de combustible utilizado durante el proceso. Es importante que se relacione este consumo con la cantidad correspondiente de agua evaporada, definiendo así un término de comparación entre diferentes secadores. Ese término, bien aceptado en la comunidad científica, es denominado eficiencia térmica del secado y se define así: «relación entre la cantidad de energía destinada al secado y la cantidad de agua evaporada durante el proceso».

Para los efectos de calcular este término no se incluye la energía para mover los granos. El consumo de energía por unidad de agua evaporada varía con diversos parámetros, siendo los más importantes la variación de la humedad del grano durante el secado (tasa de secado), las condiciones ambientales y el tipo de secador empleado.

En www.agromaquinaria.es puedes ver distintos tipos secaderos, naves de almacenamiento y maquinaria para el secado de las principales empresas y marcas. Y en www.agriocasion.com, de equipos usados. Pudiendo elegir entre los distintos tipos de equipos de secado:

 

One thought on “LA IMPORTANCIA DEL SECADO DE SEMILLAS

  1. ¿Quieres ayudar a cuidar el medio ambiente? Puedes unirte al proyecto TESLA, de Fernando Martínez Gómez Tejedor, el cual busca promover el cuidado del ambiente. Para más información, comunícate con teslaprojectt@gmail.com. ¡Buscan profesionales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable MORE THAN HOSTING S.L.L. +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.