CÓMO ELEGIR UNA BUENA MEZCLADORA DE ALIMENTOS PARA ANIMALES

Una mezcla es un sistema formado por dos o más sustancias puras pero no combinadas químicamente.

En la mezcla no se produce ninguna reacción química y cada uno de los componentes mantiene su identidad (clasificación) y propiedad química. En nuestro caso, se desea mezclar granos –o semillas– con fibras –presentadas en diferentes formas–, y eventualmente polvos.

Destacamos que algunas propiedades físicas de la mezcla producida –como ser la densidad, humedad final– pueden diferir respecto a la de sus componentes, no resultando siempre una sumatoria de propiedades de cada componente, sino que la consecuencia de la mezcla puede alterar ciertas propiedades físicas en su consistencia final.

El mezclado es una de las operaciones de la ingeniería más difíciles de cuantificar –o formular– en un análisis científico. Se suele establecer –como parámetro– que solo el consumo de energía eléctrica de un mezclador proporciona una medida real del grado en que se ha completado una mezcla, basándose en que es necesario una cantidad definida de trabajo para mezclar determinados elementos dentro del recipiente que lo contiene.

Descubrimos también ciertos factores no aleatorios que dependen del mezclador seleccionado.

a.- Carga del mezclador. Se recomienda técnicamente una cantidad óptima para poder obtener un mezclado homogéneo a mezclar para cada caso en particular. Cierta cantidad pequeña no es adecuada puesto que impide a los componentes deslizarse entre sí para mezclarse. Se recomienda convencionalmente no ocupar más de dos tercios de la capacidad del mezclador.

b.- Tipo de mezclador. Cada mezclador posee características propias, las que deben estudiarse para poder obtener un buen mezclado. Factores como geometría y diseño del mezclador, potencia del motor, número de sitios muertos, facilidad de limpieza y más detalles que deben tenerse en cuenta para optimizar el proceso de mezclado a la hora de seleccionar y definir un equipo.

c.- Velocidad de rotación. Se ha podido establecer una velocidad óptima en mezcladores de uso corriente que fluctúa entre 30 y 100 revoluciones por minuto (RPM).

El Mixer –como se denomina a los mezcladores específicos para el tratamiento de alimentos–, es una tolva mezcladora que procesa fibras y granos de manera suave y homogénea conservando los componentes enteros e íntegros en sus propiedades y formas.

A fin de obtener buenos resultados, se utilizan como sistemas de mezclado sinfines helicoidales, o bien un eje con paletas –o álabes– alineadas una respecto a la anterior en forma helicoidal –como se muestra en la foto–, dentro de un recipiente con formas apropiadas que reciben los componentes de manera particular.

Al utilizar un eje con álabes dispuestos en forma helicoidal se obtiene cierta flexibilidad respecto a la orientación, ya que es posible direccionar la mezcla hacia uno de los extremos donde se coloca la salida, o bien posicionar la mitad de los álabes hacia un sentido y la otra mitad en sentido opuesto, permitiendo colocar la salida en el medio del largo del recipiente –o tolva–.

Otra ventaja de ésta disposición de hélices enfrentadas, es que se produce en los productos a mezclar mayor contacto con todo el conjunto en un movimiento rototraslatorio, puesto que recorren todo el largo del eje en un movimiento ida y vuelta, sumado a una rotación en torno al eje, cuyo resultado final es una circulación helicoidal de cada elemento en movimiento. Al abrir la salida de la tolva ubicada en medio de la parte inferior del largo del mixer, el procesado se moviliza desde los extremos hacia el centro, garantizando así el vaciado de todo el contenido de la tolva.

Uno de los factores importantes en el diseño de los mixer es el espacio entre el diámetro del sinfín –o hélices– y la base de la tolva, como se muestra en la figura.

En este caso el espacio es de 12 milímetros, que sumado a la  altura de la hélice demarca la dimensión óptima del insumo a tratar, siendo de 100 milímetros para este mixer, que nos indica que si uno de los productos de la mezcla es mayor, tiende a “enroscarse” alrededor de las hélices o del eje, o bien no pasar por debajo del eje, pero dado el empuje de traslación que provocan las paletas, resulta difícil que ocurra, pero esta limitación debe verificarse en la práctica para cada caso.

Otra característica a evaluar en las tolvas mezcladoras depende del objetivo a lograr, siendo el direccionamiento de la salida, que bien puede ser lateral o inferior, habiendo ciertos equipos que permiten combinar ambas opciones.

También es vital en la elección del equipo la propulsión, que puede ser autopropulsada –motor eléctrico incorporado–, o bien acoplado a otro equipo generador de energía a combustión, o bien accionado por barra cardánica y/o conexiones hidráulica. Esto depende del lugar de trabajo de la tolva, ya sea acercando los animales hacia el alimento o viceversa, llevar los nutrientes hacia el animal.

Al mantenimiento y limpieza de estos equipos hay que prestarle atención, puesto que resulta una tarea adicional al mezclado que se debe realizar en forma rutinaria y continua, y depende de la atención exigida el rendimiento –o costo- final del proceso de mezclado. Se debe tener presente que estos mixer son una inversión, cuya vida útil es limitada y debe equilibrar la balanza económica al cerrar las ganancias y generar rentabilidad.

 

En www.agromaquinaria.es puedes ver los últimos modelos de equipos mezcladores de las principales marcas y en www.agronetsl.com, de equipos usados. Pudiendo elegir entre los distintos tipos de mezcladores:

 

 

 

One thought on “CÓMO ELEGIR UNA BUENA MEZCLADORA DE ALIMENTOS PARA ANIMALES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.